Preguntas y Respuestas

PDF Download

Preguntas y repuestas sobre el estudio de formatos disponibles de envasar bocadillos (fiambrera de plástico rígido y papel aluminio doméstico)

¿Cuáles fueron los objetivos del estudio y quién lo llevó a cabo?

El objetivo principal del estudio fue cuestionar la creencia existente entre los consumidores, de que el papel aluminio doméstico generalmente tiene un impacto ambiental mucho mayor que otros envases. Se llevó a cabo un análisis del ciclo de vida (ACV) para investigar el comportamiento medioambiental del aluminio de uso doméstico utilizado para envolver un bocadillo. Los resultados de este análisis se compararon con los del realizado con una fiambrera de plástico reutilizable, el segundo envase más usado habitualmente para conservar bocadillos. El estudio se llevó a cabo en nombre de la Asociación Europea del Papel de Aluminio (EAFA) y fue realizado por el IFEU (El Instituto para la Investigación Energética y Medioambiental).

¿Qué parámetros se investigaron en el estudio y cuáles han sido los resultados?

El escenario base fue comparar el impacto medioambiental del papel aluminio doméstico, incluidos todos los elementos necesarios para su producción, con una fiambrera de plástico reutilizable lavada en un lavavajillas de alta eficacia energética. El plástico utilizado para fabricar la fiambrera no fue considerado, ya que se utiliza muchas veces en el curso de la vida útil del producto. El estudio del IFEU concluyó que los impactos causados por la limpieza de una fiambrera de plástico son equiparables o, en algunos casos, superiores al impacto de una lámina de papel aluminio del tamaño apropiado.

¿Cómo afectan estos resultados a los consumidores en su vida cotidiana?

Para los consumidores, estos hallazgos científicos son ciertamente alentadores ya que, hasta ahora, el papel aluminio de uso doméstico no se consideraba una solución respetuosa con el medio ambiente. Este ACV demuestra claramente que el papel aluminio es una alternativa sostenible y de consumo responsable. Es práctico e higiénico y proporciona un excelente grado de protección a los bocadillos caseros contra elementos que merman su calidad, como la luz, el aire o aromas extraños.

¿Se analizaron otros parámetros no incluidos en el escenario base?

También se examinaron diferentes comportamientos de los usuarios y parámetros de “final de vida útil” en una serie de escenarios habituales: diferentes grosores de papel de aluminio, número de bocadillos y detergentes diferentes. En todos los escenarios del ACV, realizado según las normas ISO (ISO 14040 e ISO 14044), que prescriben una revisión de expertos independientes, se demostró qué el papel aluminio de hogar se comporta igual o mejor que la fiambrera de plástico en términos medioambientales.

¿Pueden los resultados del estudio ser objetivos sabiendo que lo llevó a cabo la industria del papel aluminio?

El estudio de ACV se realizó según las normas pertinentes de la ISO (ISO 14040 e ISO 14044) que prescriben una revisión de expertos independientes. El comité de revisión independiente confirmó los hallazgos y conclusiones del IFEU. El instituto IFEU ya ha realizado muchos ACV de este tipo, incluso para la Agencia Federal Alemana de Medio Ambiente.

¿Qué es el IFEU?

El Instituto para la Investigación Energética y Medioambiental (IFEU) es una institución de investigación ecológica sin fines de lucro. Fue fundado en 1978 como centro independiente de excelencia para la investigación del medio ambiente por científicos de la Universidad de Heidelberg. Actualmente, el IFEU cuenta con una plantilla de más de 70 científicos, en su mayoría pertenecientes a las áreas de la biología, la química, la física, la geografía y la ingeniería. Alrededor de dos tercios de los proyectos e informes de investigación del IFEU son encargados por clientes del sector público (agencias gubernamentales locales, nacionales e internacionales) y aproximadamente un tercio por clientes comerciales y organizaciones no gubernamentales.

¿Qué es exactamente un análisis del ciclo de vida (ACV)?

Un análisis del ciclo de vida es un método, reconocido internacionalmente, que permite al usuario simular sistemas de productos para determinar su impacto ambiental y los daños causados por los mismos. El objetivo inicial de los ACV era examinar el ciclo de vida completo de un producto, desde su producción, pasando por su vida en servicio, hasta su eliminación final después del uso. Este enfoque integral del análisis del ciclo de vida completo de un producto fue lo que dio nombre a este método. El ACV fue el primer instrumento, y en la actualidad el único para realizar una evaluación ambiental, y hoy se ha extendido a nivel mundial cumpliendo las normas internacionales (ISO 14040 e ISO 14044). La clara ventaja de los ACV es la amplia perspectiva del ciclo de vida integral que cubren. Si se examina un solo paso de proceso o una parte del ciclo de vida de un producto, podrían darse interpretaciones incorrectas de los verdaderos impactos ambientales causados por el mismo.

¿Qué aspectos medioambientales se han tenido en cuenta en este ACV?

Una amplia gama de categorías de impacto ambiental e indicadores de nivel de inventario se han tenido en cuenta. Las categorías de impacto ambiental consideradas en este estudio son el cambio climático, la acidificación, formación de ozono fotoquímico, la eutrofización terrestre y acuática y la toxicidad humana: PM10. Las categorías de inventario incluidas son la demanda total de energía primaria (CED total) y la demanda de energía primaria no renovable (CED no renovable), así como el consumo del agua.

¿Por qué no se ha tenido en cuenta en el estudio la producción de la fiambrera de plástico y la energía consumida en el proceso?

Dado que la fiambrera de plástico es una solución reutilizable, el impacto del proceso de producción manual desempeña un papel insignificante en la extensa vida de la fiambrera. El papel aluminio de hogar, sin embargo, es un producto desechable y, por ello, deben considerarse los procesos de fabricación y consumo de los recursos energéticos relacionados.

¿Por qué no se han incluido otros materiales de envasado en el estudio?

El estudio se limita a la comparación entre el papel aluminio de hogar y la fiambrera de plástico, ya que estas dos formas de envasado ofrecen un alto nivel de protección para  bocadillos caseros u otros tentempiés.

Las bolsas de plástico o de papel y el papel de horno son también materiales utilizados para envolver bocadillos caseros. ¿Por qué no pueden considerarse alternativas respetuosas con el medio ambiente?

Por supuesto, también es posible utilizar estos materiales de envasado. Sin embargo, no todos ellos ofrecen la misma funcionalidad y nivel de protección que el papel aluminio de hogar o la fiambrera de plástico reutilizable.
Además, el objetivo del estudio era investigar el impacto ambiental del papel de hogar, no compararlo con el resto de opciones de envasado de bocadillos.

El uso de papel de aluminio de hogar está prohibido en algunos jardines de infantes y escuelas de algunos países europeos. ¿Por qué?

La supuestamente mayor repercusión ambiental del papel aluminio ha dejado a veces a este material "fuera de juego", lo que, en ocasiones, ha llevado incluso a una prohibición de su empleo. La fiambrera de plástico rígido reutilizable, por otro lado, se suele considerar muy respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, las conclusiones del IFEU demuestran lo contrario. Los hallazgos de este estudio de ACV ponen en tela de juicio la creencia común, entre los consumidores, de que un producto desechable tiene un impacto ambiental mucho mayor que una solución reutilizable. Con ello se demuestra que el papel aluminio de hogar es una alternativa sostenible que no resulta más perjudicial para el medioambiente y, en algunos casos, es incluso mejor que la fiambrera de plástico reutilizable.

Si todavía tengo espacio en el lavavajillas para la fiambrera, ¿por qué no voy a meterla? ¡Eso no perjudica más el medio ambiente!

Para el objetivo de este estudio se ha supuesto que el lavavajillas se usa completamente lleno. Considerando correctamente el ACV, el impacto total del lavado se distribuye entre todos los objetos en el lavavajillas. A la fiambrera de plástico se le asignó proporcionalmente su parte de los recursos consumidos, es decir, agua, electricidad y detergente.

¿Y por qué no lavar la fiambrera a mano?

Un estudio realizado en la Universidad de Bonn demostró que los lavavajillas utilizan menos energía y agua que cuando se lavan los mismos platos a mano, con agua corriente o en un fregadero lleno de agua, provocando así un menor impacto ambiental.

Y limpiar la fiambrera del almuerzo, que no está muy sucia, con una toalla de papel, ¿es una alternativa?

Sí, pero igualmente el papel de aluminio de hogar podría ser reutilizado en vez de ser eliminado. No obstante, ambas opciones no son óptimas desde un punto de vista higiénico.

¿Cómo se debe desechar el papel aluminio de hogar usado?

Aunque el papel aluminio es 100% reciclable, que esto ocurra depende de los sistemas de recogida y reciclaje nacionales. En algunos países el papel aluminio de uso doméstico se puede desechar junto con el resto de envases y sigue el habitual recorrido de recuperación, es decir, reciclado de material o recuperación de energía. En otros países se desecha con la basura doméstica.

En el escenario base del estudio se ha supesto que el papel aluminio se desecha con la basura doméstica, (este escenario también incluiría su eliminación en el lugar de trabajo o en la escuela), asumiendo así una tasa de reciclaje correspondiente del 0%. Como en algunos países europeos, la recolección y el reciclaje de papel de aluminio sí se llevan a cabo, la influencia de las posibles ventajas de una tasa de reciclaje de aluminio superior a cero se evaluó en un escenario de sensibilidad. Un escenario similar se estableció para las tasas de incineración superiores a cero con recuperación de energía.

¿Qué es EAFA y cuáles son sus actividades?

La Asociación Europea del Papel Aluminio (European Aluminium Foil Association) es el organismo internacional que representa a laminadores y fabricantes de cierres de aluminio, recipientes, papel aluminio de hogar y todo tipo de envases flexibles. Sus más de 100 empresas asociadas tienen sus sedes en el oeste, centro y este de Europa. Fundada en 1974, tiene sus raíces en asociaciones que datan de la década de 1920.

El EAFA pone a disposición de sus miembros un amplio campo de actividades y servicios. Por un lado, la EAFA mejora el flujo de información a nivel internacional, por ejemplo, manteniedo a sus miembros al día sobre las últimas novedades legislativas. Para ello, EAFA evalúa datos estadísticos para garantizar un análisis exacto del mercado. Por otro lado, el cada vez mayor trabajo de relaciones públicas de EAFA intenta reforzar la percepción general que el público europeo tiene sobre el papel aluminio como material de envasado excelente. Esto requiere una exhaustiva campaña de información sobre el tema papel aluminio basada en datos estadísticos objetivos y, por supuesto, en estudios independientes como éste.